El que es buen juez

En mi país estamos orgullozos de nuestro mariachi, nuestra comida, nuestros artístas y deportístas. Pero despreciamos su corrupción, su trampa, su engaño, su error.

Somos campeones cuando gana la selección o cuando pierde son patéticos futbolistas llamados “El tri”.

Así funciona mi pueblo, mi gente, cuando vamos arriba y todo es bueno nos sentimos orgullosos de ser parte, pero cuando vemos los errores y los problemas nos hacemos a un lado excluyendonos de toda relación.

Siempre lo digo, la culpa no la tiene el indio, si no el que lo hace compadre.

Nos quejamos de la estupides de Enrique Peña Nieto, pero cuantos no fuímos a votar por cualquier pretexto que pongamos. Nos quejamos de los diputados y los senadores, pero no le damos seguimiento a su cargo, funciones, obligaciones y desempeño.

Queremos una selección nacional ganadora, pero no sabemos jugar en equipo, no entendemos que si un solo miebro del conjunto falla, no es solo un culpable, todo el equipo falla, La fortaleza de una cadena se mide por su eslavón más débil.

Odiamos el tráfico y los embotellamientos, pero manejamos agresivos, sin respetar señales, porque creemos que manejamos mejor que los demás, que somos más inteligentes que quien designo los límites de velocidad, que una vuelta en U prohibida solo es para molestarnos y no tiene una justificación.

Nos sorprendemos de una persona sin habilidades y expriencia que llega a un cargo público ganando miles de pesos, pero nos volamos clases, nos burlamos del matado, somos mediocres en nuestros trabajos escolares, no queremos tareas o trabajos y nos quejamos de los maestros.

Vivimos quejandonos del jefe, del supervisor, del gerente; pero jamás damos un extra para cambiar las cosas, no salimos de nuestra mediocridad.

En mi país, somos intolerantes, racistas, clasistas, mediocres, envidiosos, manipuladores y muy cobardes.

  • Intolerantes en todo lo que es diferente y nos mueve el tapete de confort en el que vivimos
  • Racistas, siempre viendo quien es negro, chino, indio, indigena y haciendo insultos por su raza, color, sexo o creencias
  • Clasistas, dividimos en fresas, nacos, gatos, wannabe, jodidos, prole, etcétera.
  • Mediocres, siempre nos quejamos de lo que somos y hacemos pero no procuramos cambiar.
  • Envidiosos, cada que alguien tiene éxito buscamos una razón para desacreditarle
  • Manipuladores, usamos los sentimientos y creencias de la gente para lograr objetivos particulares
  • Cobardes, porque en lugar de aceptar nuestros errores, cobardemente buscamos jsutificarnos o culpar a otros.

Es difícil aceptar la verdad, pero así somos….

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *